A pesar de trabajar juntos, Ana Ávila y yo no nos conocíamos demasiado. Entre todas las conversaciones acerca de qué cosas publicar, siempre se atisbó que éramos polos opuestos, y en este episodio intentamos descubrir si esto es verdad.

Religión, desiertos de México y cómo la fe le ha ayudado a sobrevivir en un mundo en el que podría a llegar a sonar Nickelback en cualquier momento. Que Dios nos pille prevenidos.

Leo Lambertini es el amigo geek que siempre me faltó en mi infancia. Desde hace años se ha convertido en una de las personas más importantes de mi vida y el motivo por el cual me fui a México.

Desde entonces trabajamos juntos y compartimos muchísimas aficiones. Aviso: este episodio puede contener trazas de videojuegos. Es como si Daft Punk intentaran mantener una conversación acerca de sus problemas y pasiones.

Nota: somos dos personas a las que no nos gusta demasiado tomarnos selfies, y (pese a todos los años) es muy difícil encontrar una foto en la que salgamos los dos:

Una foto publicada por Santi Araujo (@santiaraujo) el

Dónde comenzó todo 

Los videos a los que se refiere Leo (que enviaba a Nerdcore) eran de este tipo:

Video al que hace parodia (una genialidad):