Blog

Otras cosas

Antes de nada, muchas gracias a todos los que me habéis acompañado durante todos estos episodios. Sobre todo a los invitados, pero también a todos los que nos habéis escuchado. Realmente sin vuestra ayuda y apoyo no hubiera sido capaz de grabar tantas veces.

Tras un parón de varios meses, hoy se publica un nuevo capítulo. El tiempo dirá hasta dónde llega este podcast y juntos veremos a qué sitios nos lleva. Yo seré el primer sorprendido, ya que no tengo la sensación de estar dirigiéndolo, al revés, soy el que más disfruta de este viaje. Justo ayer me preguntaban si no “me preocupaba que la gente supiera mis problemas”, creo que es una pregunta sencilla y que llegaba tarde, pero merece la pena que sea respondida:

Pienso que estamos en una época en la que todo (por norma general) parece ser perfecto, sobre todo en Internet. Debemos alejarnos de la típica foto de “iPhone nuevo junto a un café de Starbucks, con una luz preciosa”. Son bonitas, sí, pero creo que los seres humanos debemos demostrar más que nunca que somos eso: humanos. Para mi esto es un ejercicio de egoísmo, haber iniciado este programa es un alivio, en el momento que vomitas todo ya deja de intoxicarte (tanto lo bueno como lo malo). Es un proceso que también (muy generosamente) hacen mis invitados, y sólo al abrirnos del todo podemos llegar a unirnos.

A lo que tengo más miedo es a mi mismo, y eso es lo que estoy superando aquí. Un abrazo a todos y sigamos con esta movida.

Bienvenidos a ‘Santi Quiere Estar Bien’, un podcast que tiene como propósito servir de terapia para uno mismo.

En vez de huir y retorcerme en una esquina con dolores de pecho y pensamientos extraños, he decidido darle la vuelta y airearlo junto a gente que aprecio. Una manera de hacer promoción de lo que verdaderamente interesa: el interior de cada persona.

Gracias a Carlos Gil por ayudarme a componer y grabar la intro del programa (que podéis escuchar arriba) y a Wences Lamas por el diseño gráfico. Dos amigos a los que quiero mucho y que coincide que tienen muchísimo talento.